En Cuba hay que añadir un toque de color a la vida. Ana Lucía Ortega Álvarez, escritora

Texto:  ©Maribel Orgaz   Fotos:  ©Cristina D. Moreno

Ha combinado publicación para editoriales tradicionales y autoedición en Amazon. Cuáles son las ventajas de una y otra.

 

Ana Lucía.- Las editoriales tradicionales que deciden publicar un manuscrito hacen todo el trabajo técnico- corrección, maquetación, impresión- y el de distribución. Con ellas, un libro tiene garantizado un acabado profesional y una marca reconocida pues ninguna editorial que se respete publica un manuscrito que carezca de un valor literario de cierto nivel. El otro elemento a tener en cuenta es la distribución. Si el libro no se divulga y llega a librerías, difícilmente podrá venderse, por lo cual esta tarea adquiere una vital importancia.

La autoedición implica que sea el autor quien realice todo el trabajo enunciado anteriormente. Hay escritores que no se deciden a hacerlo por su cuenta y riesgo dado que desconocen el entramado del proceso editorial. Sin embargo, hoy en día hay muchas empresas que venden sus servicios editoriales, así como la posibilidad de corrección, publicidad y distribución. Esto último abre un camino de oportunidades a todos aquellos que tienen una historia para contar y no llegan a pasar la criba de las editoriales tradicionales. Quien se decide a publicar por su cuenta, tiene más control sobre su obra siempre que se asocie a una casa publicadora seria o realice el proceso por sí mismo. Hacerlo solo es laborioso y requiere una gran responsabilidad pero quien pueda asumirlo, al final, tendrá una gratificación.

Como todo lo que se hace con y por amor.

 

 

En unas jornadas recientes, un consultor afirmaba que el reto hoy en día ya no es publicar si no ser visible.

 

La visibilidad es el mayor desafío en esta era digital en la que estamos inmersos. Las variadas plataformas de publicación tanto de libros como de blogs y las redes sociales, han democratizado la difusión de la información de tal forma, que sobresalir entre la saturación de mensajes que nos rodea se hace muy difícil. Creo que hay que explotar el lado humano de una historia, acercarnos al hecho más íntimo, para que la comunicación no "caiga en saco roto", sin incurrir en fanatismos ni sensiblerías. En cualquier lugar del mundo, una lágrima o un beso, llegarán siempre a pulsar la fibra más sensible.

 

 

Ana Lucía Ortega Álvarez

Llegó a Madrid y se sintió como en casa.

Periodista y escritora, acaba de publicar Vidas Pintadas para Sobrevivir, un conjunto de relatos sobre cómo los cubanos añaden color a sus vidas cotidianas con mucho humor y también, alegría. Un conjunto de relatos que dibujan a un pueblo de carácter, como lo definió un lector.


de sus libros autoeditados cuál es el de mayor venta ¿ qué le dicen sus lectores ? ¿ le han hecho sugerencias ?

Tengo hasta el momento dos libros autoeditados: Vidas pintadas para sobrevivir y vivir fingiendo. El último está recién salido de horno, por lo que Vidas Pintadas... se lleva el galardón. He recibido muchas opiniones de los lectores y me halagan que se rían o se entristezcan con los relatos. Al ser crónicas de sucesos reales en la mayor parte, muchos testigos de aquellos hechos los recuerdan con nostalgia, rebeldía y hasta rabia. Los lectores que desconocen esa realidad se confiesan sorprendidos y hacen preguntas. Creo que han despertado sentimientos de varias clases y eso es lo que importa.

Me han sugerido combinar los relatos con caricaturas o dibujos. Es una idea excelente que le aportaría mucho al libro.


¿ por qué vidas pintadas para sobrevivir ? cuál sería el relato por el que recomendaría empezar el libro

El título del libro es una metáfora, un canto a la supervivencia del pueblo cubano, a su carácter y a la forma de enfrentar la vida cotidiana. ¿ Hay que pintar la vida para vivirla en Cuba ? Pues a pesar del clima y del omnipresente sol, es necesario añadir un toque de color al día a día. Siempre la esperanza nos tira de la mano y nos obliga a dar un paso más. Yo quiero que todos sean conscientes, de que después de la tormenta, saldrá de nuevo el sol.

Siguiendo las opiniones de mis lectores y de mis críticos, recomiendo empezar la lectura de Vidas Pintadas por "El día de San Lázaro".

 

Qué autores cubanos contemporáneos podría recomendar a un lector.

Leonardo Padura, Pedro Juan Gutierrez, Daína Chaviano, Wendy Guerra, José Abreu Felipe. Son los que más he leído pero sin dudas esta relación es muy breve para todo el talento que hay en Cuba y el exilio.

Qué le ha dado Madrid a usted que procede de un país tan especial como Cuba.

Madrid es mi casa. Cuando salgo de viaje y regreso a Madrid vuelvo a mi hogar.

Cuando estuve la primera vez en España, y encontré al Madrid de 1989 experimenté una sensación de pertenencia a la ciudad.

Entonces no la conocía y todavía no la conozco a la perfección, pero me ha dado todo lo que no tuve en mi tierra y a ella la debo en gran parte lo que soy.

La cultura que une a los dos países está por encima de las fronteras.